Pon una mascota en tu vida

Desde hace varios siglos, (unos 12.000 años atrás) se registra y documenta la importancia de la interacción terapéutica humano-animal en términos biopsicosociales. Nuestros compañeros animales han ocupado una posición central sobre el tratamiento de varias enfermedades. Tanto es así, que en la antigua Grecia se daban paseos a caballo como terapia para aumentar la autoestima a personas que padecían enfermedades que pensaban irremediables. Hoy en día, las Investigaciones muestran evidencias sobre la relación positiva entre las personas y los animales, y cómo esta promueve el bienestar en la salud humana y animal, y los beneficios biológicos, psicológicos y sociales del vínculo.

Aumenta el bienestar y el vínculo gracias a la Oxitocina

El contacto con los perros aumenta nuestra autoestima y nos aporta sensación de bienestar. Podemos ser más felices y positivos porque nuestras mascotas son una de nuestras mejores medicinas. Ello es debido a la “hormona del Amor”, la Oxitocina.

Un estudio realizado por los biólogos Miho Nagasawa y Takefumi Kikusui, de la Universidad Azabu, de Japón (2009) y otro de la Universidad de Missouri-Columbia, demostraron que los niveles de oxitocina, hormona que ínterviene en el amor y apego en los seres humanos, se incrementan cuando compartes tiempo con tu perro. Lo interesante de la primera  investigación es que el único contacto que se necesitó para demostrar el aumento de oxitocina fue mirar a los ojos del animal. Per también se segregan cuando los acariciamos, abrazamos o besamos.

la oxitocina es la hormona del apego y el Amor como hemos mencionado antes, es una sustancia química que actúa como neurotransmisor en el cerebro,  también en otras especies, en concreto de los perros. Es la que segrega la madre cuando da a luz a su hijo o la que segregan las mujeres tras el orgasmo y favorece en ambos casos el apego hacia otra persona entre otras coas. La oxitocina baja los niveles de estrés. Así es como las personas y sus perros refuerzan sus vínculos, al igual que los miembros de la familia; y la forma de crear este vínculo es sencilla y directa, con una simple mirada recíproca. 

El gran beneficio de poner una mascota en nuestras vidas

Se está entendiendo los grandes beneficios de este vínculo, de tal manera que se han incorporando a terapias psicodinámicas. El perro desde su domesticación nos ha ayudado en diversas formas. En un principio los perros nos ayudaron en las labores de la caza y más tarde, en la protección del ganado y defensa de cosecha. Se afirma que los perros fueron los primeros animales en ser domesticados hace más de 12 mil años. En las últimas dos décadas se han incorporado en dos instituciones específicas, en el área militar y en el área familiar. La última habilidad registrada es el incorporar a los perros en el proceso de terapias, psicoterapias, la educación especial y la rehabilitación donde los perros pasan a convertirse en coterapeutas 

Hoy en día se ha confirmado que la Terapia Asistida con Animales (TAA) ha ayudado con otras condiciones de salud como el autismo, envejecientes con demencia u otro tipo de deterioro cognitivo, entre otras condiciones de salud físicas y emocionales.

Se hacen tan evidentes los múltiples beneficios para nosotros que, concretamente en la adolescencia, teniendo en cuenta los cambios emocionales de esta etapa que se relacionan con la dificultada para percibir, comprender y regular las emociones, lo que impacta negativamente sobre la autoestima y el manejo de las emociones del adolescente, durante esta etapa del desarrollo. Según los estudios, la terapia asistida con perros puede aumentar la autoestima de los de estos y ayudarlos a mejorar sus reacciones durante el manejo de las emociones.

Los estudios indican que el contacto con un perro tiene una serie de beneficios a corto, medio y largo plazo y que se relacionan directamente con una buena salud mental: 

· Evita la depresión: Un artículo en la web especializada en psicología Psychology Today asegura que la compañía de las mascotas como perros disminuye el riesgo de ser diagnosticado con depresión clínica, especialmente en personas de la tercera edad. Otro estudio publicado por petpartners.com afirma que las personas mayores con perros en casa son menos visitadas por los doctores en comparación de los que viven sin animales. 

· Incrementa la actividad física: Salir a caminar con nuestro amigo, no solo lo ayuda a él a mantenerse sano sino también a nosotros. Un estudio canadiense sacó la cuenta y encontró que una persona con un perro camina unos 300 minutos por semana en comparación de una persona que no tiene mascotas, que solo camina 168 minutos.

· Ayudan a recuperarse de un mal momento. El poder del víaculo con nuestros compañeros caninos es tan fuerte que son de gran ayuda al tratar casos extremos como los de soldados que regresan de la guerra con estrés post- traumático. Hay algunas razas de perro ideales para estos casos como los labradores y Golden Retriever.

· Mejora las habilidades sociales: Está comprobado que las personas suelen acercarse a aquellos que tienen un perro y lo usan como excusa para establecer una conversación. Tener un perro fortalece los vínculos humanos. La Universidad de la ciudad de Tufts realizó un estudio en el que la conclusión fue que las personas que tienen un vínculo fuerte con sus mascotas son capaces de generar un afinidad aún mayor en sus relaciones interpersonales o con su comunidad. También demostró que entre más cercano fue a un animal durante su juventud, la persona es más empática en su adultez.

· Calman en situaciones de alto estrés. La doctora Karen Walker de la Universidad de Buffalo, en Estados Unidos, realizó una prueba donde se sometía a diferentes personas a una situación de alto estrés mental. Ella descubrió que el nivel de estrés era considerablemente menor si es que había un perro en la habitación.

Su compañía es de gran valor

El perro en nuestra sociedad y en la familia es muy versátil y lo llegamos a considerar como un miembro más de las familia. En mi caso tengo 2 y como psicóloga y madre a la vez, he comprobado que los beneficios que aportan son muchos. Y fuera de todo este aspecto tan científico y documentado, puedo decir que dan mucha alegría y amor incondicional, protección y calor emociona. Nunca una caricia tuvo tanto valor, como el que ellos muestran en cada ocasión y momento. Da igual la hora o el día. Siempre están para compartir Amor.

Es importante promover un ambiente de aceptación y comprensión tanto para el animal y para el individuo. Tenemos que socializar y compartir más con nuestro perros. Además debemos ser responsables con su salud y alimentación. 

Fuentes:

Beurket-Asensio. A, Rosario-Rodriguez. A, Veray-Alicea. J, & G. Méndez. A. (2018). Construcción y Validación de la Escala de Actitudes de los Profesionales de la Salud Hacia la Terapia Asistida con Animales en Puerto Rico. Universidad Albizu.

Meléndez. L. (2014), El vínculo humano-animal y sus implicaciones para la psicología en Puerto Rico. Universidad de Puerto Rico.

× ¡Hola! ¿Te puedo ayudar?