Haz Callar a tus Miedos

ENTRADA2

Somos lo que amamos, pero también somos aquello en lo que invertimos mucha energía. Podemos odiar algo con tanta fuerza y convertirnos en ello, porque lo tenemos tan presente: NO QUIERO SER COMO, NO QUIERO VOLVER A, NO PUEDO PORQUE TENGO RESPONSABILIDADES QUE… pero esto es una disonancia, porque el NO junto al quiero, el cerebro no lo entiende, solo sabe que el NO genera bloqueo y frustración por las experiencias vividas a lo largo de nuestro desarrollo, se caracteriza de mucha energía contenida. Recuerda cuando de pequeño no te dejaban bañarte en el mar después de comer y tú lo único que deseabas era ir a bañarte y divertirte. Así que NO = BLOQUEO/FRUSTRACIÓN + QUIERO + EN LO QUE PENSEIS, se convierte en un patrón de conducta negativo para vuestras vidas.

El miedo se hace muy presente porque buscamos evitar que nos pase lo mismo le damos un protagonismo que no merece y nos bloquea al querer tomar la vida desde otra perspectiva con frases tales como “piensa mal y acertarás, al final te pasará lo mismo, mejor malo conocido que bueno por conocer, más vale pájaro en mano que ciento volando…” y así una infinidad de mensajes de los que al final nos damos cuenta que no podemos avanzar como nos gustaría, que anhelamos otras cosas o formas de sentir o vivir…

Pero, ¿porqué no lo cambiamos? ¿por qué cuesta tanto? ¿porqué esperamos a tener problemas graves o vitales para iniciar cambios? Por nuestro diálogo interno, recuerdos, pensamientos, experiencias, bloqueos, frustraciones, mandan información que nos dice cómo vivir nuestra vida para que no nos ocurra lo mismo. Tomamos decisiones sobre el futuro en función de lo que hemos vivido, nuestros miedos y conductas están relacionados con los patrones ya experimentados y NO SOMOS CONSCIENTES QUE ELLO NOS LLEVA A LO MISMO. ASÍ QUE FUNDAMENTAMOS NUESTRAS DECISIONES POR LA EXPERIENCIA Y RECUERDOS DEL PASADO.

Según las investigaciones, el 50% de lo que hablamos del pasado no es cierto. Es una construcción que da valor a la experiencia pasada. Y el motivo es porque el cerebro físicamente no es el mismo, se ha ido regenerando así que se ha perdido gran cantidad de información. Cuando decimos que cada persona ve las cosas de diferentes formas, imaginad cuan cierto es esto… y como nos hemos bloqueado en esos recuerdos y emociones. El cerebro reconstruye las partes olvidadas del recuerdo de tal forma que le de valor y no sentir una incoherencia mental que desequilibre los sistemas. Por lo que igual estamos tomando decisiones o sufriendo por algo que no ha pasado como creemos. ¿Interesante verdad?

Pues lo único que podemos recomedar es que nadie debe decir cómo vivir a nadie, y menos desde la propia experiencia, ya que somos seres únicos que sienten de formas tan distintas gracias a que cada uno tiene su experiencia que le sirve para sí mismo, pero no para los demás. La realidad es que esto es algo maravilloso, ya que significa que nadie posee las respuestas de cómo vivir tu vida más que tú mismo, y que los consejos que oímos son resultado de experiencias distintas errores de otros y aprendizajes desconocidos.

“vive tu vida cómo quieras. Que nadie en el mundo te diga cómo vivirla, cómo sentirla. Si tienes razón o no y si das demasiada importancia a las cosas, si lloras por algo que los demás creen que es una tontería, si crees que te mereces más… tienes el derecho y el poder de ser tú mismo y ser único. Y decidir cuándo es tu momento para hacer cambios y cómo y dónde buscar respuestas. Cada uno tiene su tiempo y proceso y eso hay que respetarlo y entenderlo de una manera única. Y si crees que ha llegado tu momento de cambio, actúa. Hazlo como nunca te hubieras imaginado desde el amor y la creatividad, la confianza y la esperanza, la ilusión y la sencillez. Y que tus miedos sean tan solo una fuente de conocimiento que te recuerde de dónde vienes y que lo errores que tuviste no serán los mismos ya que no vas a decidir nunca más con ellos de la mano. Vive tu vida, hazla única.

× ¡Hola! ¿Te puedo ayudar?